Prevención de Alergias.

¿Qué hacer para evitar las alergias?

La prevención es el primer paso para evitar el desarrollo de una alergia o de sus complicaciones. Esto se logra mediante medidas sencillas de acatar en la vida diaria, así como recomendaciones médicas. Si aún no tienes una alergia, tienes suerte, pero no está de más evitar alérgenos como el polvo y el moho. Si ya te sabes alérgico, necesitas maximizar las medidas precautorias.

Medidas generales

-Aléjate de todo lo que pueda desencadenar una reacción alérgica: medicamentos, polvo, moho, ciertos alimentos e incluso plantas que liberan polen.

-Si sospechas que padeces alguna alergia, lleva un diario en el cual escribas los síntomas que has padecido, la frecuencia, el tiempo de duración y otras particularidades. Esto puede ayudar a identificar las causas y el tipo de alergia, en caso de que sea muy probable padecerla.

-Usa un collar o brazalete de alerta médica. Puedes solicitarla al médico (en caso de que no te la ofrezca antes) si has tenido reacciones alérgicas muy graves. El accesorio ndica a ti y otras personas el momento en que tienes una reacción. Esto es muy útil cuando esta no permite la comunicación; por ejemplo, en el caso de anafilaxis.

La prevención es el primer paso para evitar el desarrollo de una alergia.

-Prepárate para una posible reacción alérgica. Tu botiquín debe contener medicamentos como antihistamínicos y descongestionantes. Si sabes que eres alérgico y existe probabilidad de anafilaxis, ten siempre disponible contigo inyecciones de epinefrina, si te la ha prescrito el médico.

-La leche materna ayuda a prevenir las alergias si el bebé es alimentado solo con ella en un período de 4 a 6 meses. Toma esto en cuenta si en la familia del bebé existen casos de alergias, asma o  eccema.[1]

-Existe una hipótesis llamada “Hipótesis de la higiene”, según observaciones de bebés en granjas. Al parecer, la exposición a ciertos alérgenos como los ácaros del polvo, la caspa de gato y el polen durante los primeros 12 meses de vida puede prevenir algunas alergias. No ha sido universalmente aceptada, por lo que es mejor consultar con el médico sobre este tema.

-Antes de todo, visita al alergólogo para que te indique un tratamiento adecuado que evite las complicaciones de la alergia.

En casa

-La limpieza es crucial. Aspira los pisos y si estás dispuesto, retira las alfombras y objetos de peluche que guardan mucho polvo.

-Revisa las cañerías, los grifos y los fregaderos para buscar y eliminar moho.

No olvides usar una mascarilla y guantes para impedir el paso de las sustancias a tu organismo.

-Revisa las etiquetas de los productos alimenticios. Deberían indicar la presencia de alérgenos o sus derivados, pero si no estás seguro, contacta a los fabricantes.

-Mantén los contenedores de basura siempre cerrados y los suelos sin migajas de comida, para no propiciar el crecimiento de una población de cucarachas o ratones que también suelen desencadenar alergias.

-Cierra las ventanas durante la temporada de polen. Esto es ideal para mantener a los insectos venenosos fuera de casa.

-Mantén a los animales fuera del dormitorio y si es posible, de la casa. Las mascotas con pelaje y plumas son más susceptibles de provocar alergias.

En el trabajo/escuela

-Las condiciones en estos lugares no pueden ser tan controladas como las del propio hogar, por lo que se hace necesario tomar medidas más estrictas. Si la oficina o el aula se mantienen abiertos, usa una mascarilla o solicita cerrar las ventanas en temporada de polen. Si es posible, sitúa tu zona de trabajo lejos de las ventanas.

-Lávate las manos y aséate después de permanecer fuera para deshacerte de los alérgenos del exterior.

-Si tu hijo ya es alérgico, habla con las autoridades de la escuela para dejar en claro su condición y discutir medidas precautorias. Algunas escuelas archivan documentos sobre los estudiantes alérgicos. No olvides poner un número telefónico para cualquier emergencia.

Al salir de viaje

-Permanece en interiores durante las horas en las que el polen es más abundante en el ambiente: entre las 10:00 am y las 4:00 pm; asimismo, durante las horas de alta humedad.

-Enciende el aire acondicionado o la calefacción y mantén cerradas las ventanillas del auto, o al menos cuando transites por caminos rodeados de vegetación.

-Usa una mascarilla, repelente de insectos y bloqueador solar, sobre todo si estarás mucho tiempo al aire libre.

-Dúchate al llegar a casa para remover el polen o cualquier alérgeno que pudo haber quedado en tu cabello o ropa después de un paseo al aire libre.

-En lugares de clima húmedo y frío, o en hoteles, el moho y los ácaros del polvo suelen estar presentes. Lleva tus propias sábanas y fundas limpias para reducir la exposición a los alérgenos.

-Antes de probar algún producto o platillo local, averigua todos sus ingredientes.

 

[1] https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000812.htm