Factores de Riesgo de Alergias

¿Quiénes son más vulnerables a las alergias?

Los factores de riesgo son las condiciones o características de un individuo que lo hacen más propenso que otros a sufrir de determinada enfermedad, en este caso una Alergia. Todas las personas del mundo están expuestas a las enfermedades, los trastornos o las dolencias, pero no de igual manera. Algunos individuos son más susceptibles que otros de contraer alguna enfermedad debido a varias razones. Por ejemplo, es posible que su sistema inmunitario sea tan débil como para defender con rapidez y eficacia el cuerpo ante los agentes extraños, o que en el lugar donde vive existan numerosos casos de una enfermedad infecciosa de fácil contagio.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), un factor de riesgo es un atributo, característica o exposición de una persona que aumenta la probabilidad de desarrollar una lesión o enfermedad. Un ejemplo sencillo: el alto consumo de tabaco es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de pulmón.

Las alergias son padecimientos que involucran el sistema inmunitario de los individuos.

Las alergias son padecimientos que involucran el sistema inmunitario de los individuos. Pueden manifestarse a través de síntomas leves y típicos como estornudos, goteo nasal, lagrimeo, enrojecimiento de ojos y piel, pero también a través de dolores abdominales, dolores de cabeza, dificultad para respirar, náuseas y pérdida de conciencia, según el tipo de alergia.

Se sabe el mecanismo por el que se producen, pero no la causa exacta de por qué solo algunas personas las padecen y por qué solo algunas sustancias funcionan como alérgenos. Sin embargo, los científicos han identificado una serie de factores de riesgo comunes en las personas alérgicas.

Factores de riesgo más comunes:

-Tener antecedentes familiares de asma o alergias. Como se sabe, las personas heredan ciertos aspectos genéticos de sus padres, como la estatura y el color de los ojos o cabello.

Se cree que la herencia genética juega un papel importante en el desarrollo de cualquier alergia. Aquellos individuos que tienen familiares cercanos como padres, abuelos o hermanos con alergias, tienden a desarrollarlas también.

-Ser menor de edad. Por su sistema inmunitario menos desarrollado y maduro, los niños y los bebés son más vulnerables a las reacciones alérgicas, especialmente las alimentarias. No obstante, no hay que olvidar que una alergia puede aparecer a cualquier edad.

-Haber experimentado una alergia en la infancia. Aunque no hay medicamento que cure las alergias, algunos niños las superan en cuanto crecen, pero pueden volver a surgir durante la adultez.

-Padecer asma. A menudo, el asma y las alergias van de la mano. Algunas personas con asma son alérgicas, lo que puede provocar severos ataques. El asma alérgica desarrolla síntomas desencadenados por una reacción alérgica.

-Padecer otras alergias. Si un individuo ya es alérgico, existe la posibilidad de que desarrolle alguna otra alergia.

-Exponerse a alérgenos durante etapas o períodos en los que el sistema inmunitario se encuentra débil. Durante una grave enfermedad, recuperación de lesiones y embarazos, las defensas del cuerpo son un poco menos efectivas que cuando la persona se encuentra en óptimo estado de salud.

-Tener empleos en los que se está continuamente expuesto a alérgenos.

Factores de riesgo específicos:

-Haber experimentado numerosas cirugías o procedimientos médicos. Esto significa que la persona ha estado en continua exposición a instrumentos y utensilios de látex, lo que la hace susceptible de padecer alergia a este material.

-Vivir o pasar mucho tiempo en sitios con mucha humedad, pues ofrece las condiciones perfectas para el crecimiento y proliferación de moho e insectos como las cucarachas, los cuales, por supuesto, pueden desencadenar alergias.

-Usar piercings, aretes, collares y demás piezas de joyería hechas con metal. Algunos materiales metálicos, como el níquel y el oro, resultan alérgicos para algunas personas.

-Usar lentes de contacto. Pueden influir en el desarrollo de alergias oculares, ya que pequeñas partículas y alérgenos pueden acumularse en su superficie.

-El consumo de ciertos diuréticos, como las tiazidas, está relacionado con la alergia a los medicamentos con sulfamidas.

Toma nota de estos factores, ¡podrías prevenir alergias!