Alergias Estacionales.

¿Tienes una alergia estacional?

Es posible que la tengas si percibes síntomas únicamente durante ciertas épocas del año. Sin embargo, no es sencillo identificarla porque puede confundirse con una gripe o un catarro, comunes durante el invierno.

Como su nombre sugiere, una alergia estacional es aquella que solo se experimenta durante alguna estación del año, generalmente primavera y verano. Tan solo en Estados Unidos, más de 35 millones de individuos sufren alergias estacionales, y 58 millones padecen cada año rinitis alérgica estacional o fiebre del heno.

Tan solo en Estados Unidos, más de 35 millones de individuos sufren alergias estacionales.

A diferencia de las gripes y resfriados, la alergia estacional no siempre produce tos, no causa dolor general de cuerpo y tampoco suele elevar la temperatura hasta provocar fiebre. En cambio, casi siempre se experimenta comezón en los ojos y estornudos y puede durar varias semanas. Los resfriados duran entre 3 y 14 días. Sin embargo, la diferencia esencial está en el origen: mientras que las alergias son una respuesta del sistema inmunitario ante ciertas sustancias que no resultan normalmente dañinas, los resfriados comunes y las gripes tienen su causa en virus.

¿Qué desencadena una alergia estacional?

Los factores climáticos de una región influyen en las alergias estacionales, debido a los procesos naturales que ocurren en ella. Muchas personas sufren alergia durante la primavera y verano, ya que es en estas estaciones cuando muchas plantas liberan polen para fertilizar a otras, los mohos crecen debido al calor y la humedad, las lluvias constantes promueven el crecimiento de la vegetación y los vientos transportan las partículas de un lado a otro. Todo esto puede convertir una época popularmente asociada a la felicidad, en una época temida para los alérgicos.

Pero no son exclusivas de la primavera y verano. Una persona puede padecer alergia estacional en verano, en otoño y hasta en invierno. El humo de las fogatas que se encienden en invierno es un común desencadenante de alergias, así como las picaduras o mordeduras de insectos durante el verano, las plantas de pino y las guirnaldas navideñas y los ingredientes que contienen algunos bocadillos y caramelos durante las fiestas de Halloween o Navidad.

La rinitis alérgica o fiebre del heno es común en primavera debido a las partículas de polvo o polen, más abundante en los días cálidos y ventosos, y menos común en los días lluviosos. Una sola planta puede generar más de 1 millón de granos de polen, los cuales son transportados a más de 600 kilómetros de distancia debido a su ligereza.

El polen de los cipreses, los cedros, álamos, fresnos, robles, olmos, enebros, sauces, plantas de huerto y otras hierbas es causa de alergias estacionales. En verano, la polinización de ambrosías, cizañas, barrillas y varias gramíneas son el origen del polen en el viento que produce la alergia. Durante el otoño, gran parte de las plantas han fertilizado y el polen no es tan abundante, pero las ambrosías suelen liberarlo entre agosto y septiembre, por lo que es la principal fuente de origen de las reacciones, pero también pueden ser los arbustos ardientes, amarantos y artemisias. El moho que se acumula bajo las hojas húmedas en el suelo y los ácaros en el polvo no deben ser descartados. Por último, las alergias invernales son causadas, en la mayoría de los casos, por los ácaros en el polvo y el moho almacenados en las habitaciones cerradas.

Síntomas

Entre los síntomas de una alergia estacional se incluyen:

  • Ojos rojos y llorosos.
  • Flujo nasal.
  • Comezón en nariz y ojos.
  • Estornudos.
  • Círculos oscuros e hinchazón bajo los ojos.
  • Congestión nasal.
  • Disminución del sentido del olfato.
  • Dolor de cabeza.
  • Tos ocasional.
  • Respiración sibilante.

Tratamiento

Se cree que la rinitis alérgica estacional es hereditaria en algún grado, así que si algún familiar cercano tuyo sufre de ella es posible que tú también la padezcas en algún momento. No es curable; si el médico la diagnostica mediante una prueba cutánea o de sangre, quizá primero te haga un lavado nasal  y te recete antihistamínicos u otros medicamentos para suprimir los síntomas y controlar la alergia a lo largo del año.

No es curable pero existen medicamentos para suprimir los síntomas y controlar la alergia a lo largo del año.

Es realmente importante que el alérgico modifique su estilo de vida, ya que los alérgenos que provocan la condición persisten en el aire que se respira. Para evitar una reacción alérgica, estas medidas son útiles:

-Mantener puertas y ventanas cerradas durante la temporada de alergia.

-Permanecer en interiores durante la tarde y al mediodía, cuando los niveles de polen en el ambiente son altos.

-Bañarse después de pasar un día fuera.

-Monitorear los registros de polen y moho en informes de los medios de comunicación.