Alergias de la Piel.

En la mayoría de las reacciones alérgicas, ya sea alimentarias, respiratorias, a medicamentos, entre otras, se presentan síntomas como urticaria, enrojecimiento y comezón en la piel, pero los síntomas también pueden abarcar otras partes del cuerpo, como la nariz y los ojos.

En las alergias de la piel, este órgano es el principal afectado, y por lo general se produce cuando se entra directamente en contacto con el alérgeno. Las más conocidas son la dermatitis atópica (aunque esta puede producirse por otros factores como infecciones y medicamentos), la dermatitis alérgica por contacto, la alergia al níquel, la alergia al látex, y el llamado “prurito del nadador”, el cual es una reacción alérgica a un parásito que se instala en la capa superior de la piel.

Las reacciones por dermatitis por contacto suelen aparecer hasta unas 48 horas después de la exposición al alérgeno.

Síntomas

  • Protuberancias que rezuman líquido claro o amarillento.
  • Enrojecimiento.
  • Resequedad.
  • Irritación.
  • Comezón.
  • Ardor.
  • Ampollas.
  • Protuberancias rojas o verdugones.
  • Congestión o secreción nasal.
  • En alergia al látex: opresión en el pecho, sibilancias y dificultad para respirar.

Causas

Los desencadenantes dependen del tipo de alergia. Por otra parte, aunque la dermatitis atópica y la dermatitis por contacto suelen desarrollarse por alguna reacción alérgica, esto no es siempre así.

¿Por qué se produce una alergia de la piel? Ocurre cuando un alérgeno, contenido en un objeto o sustancia, entra en contacto directo con la piel del individuo hipersensible a los componentes, o afecta principalmente a la epidermis. Por ejemplo, los alérgicos al látex en realidad son alérgicos a una o más proteínas del látex, y cuando este es tocado, el sistema inmunitario las reconoce y considera agentes nocivos, como si se tratara de bacterias o virus, y por ello libera anticuerpos y sustancias químicas para combatir al “enemigo”. Por efecto de las sustancias químicas como las histaminas, la zona del cuerpo que entra en contacto con el alérgeno se irrita, enrojece y muestra los demás síntomas mencionados.

Los principales alérgenos que ocasionan reacciones en la piel son:

-Níquel.

-Oro.

-Formaldehídos.

-Bálsamo del Perú.

-Cloruro de cobalto.

-Sulfato de neomicina.

-Timerosal.

-Fragancias.

-Quaternium-15.

-Látex.

-Maquillaje.

-Champúes.

-Medicamentos de uso tópico, es decir, que se aplican directamente sobre la piel.

-Productos de limpieza.

-Protectores solares.

-Repelentes de insectos.

-Plantas como hiedra venenosa, roble y zumaque.

Factores de riesgo

-Tener familiares con otras alergias.

-Padecer inflamación en la parte baja de las piernas como consecuencia de una mala circulación.

-Usar con frecuencia joyería y perfumes.

-Tener una profesión que implique el contacto con alérgenos como el níquel y el látex. Ejemplo: médicos, enfermeros, joyeros.

-Padecer asma, rinitis alérgica o alergias alimentarias.

Complicaciones

Las infecciones son complicaciones comunes que se producen debido al escozor o a la intensa comezón que resultan difíciles de ignorar. Una vez que se ha lesionado la piel o se han reventado las ampollas, los microorganismos del exterior pueden introducirse en la piel y provocar infecciones que, si no se tratan, segregan pus y empeoran la condición del alérgico. Posteriormente se forman costras y es posible que queden cicatrices.

Las erupciones de ciertas alergias, como la del níquel, pueden extenderse hacia otras partes del cuerpo, lejos del área donde se produjo el contacto. Por otra parte, los medicamentos aplicados para tratar una dermatitis atópica pueden causar dermatitis por contacto.

Diagnóstico

Según los síntomas generales y la apariencia de la piel del afectado, un médico puede intuir el padecimiento y pedir la realización de algunas pruebas para confirmar. Como una alergia en la piel puede confundirse con otros padecimientos, a veces una sola prueba no basta. Las pruebas de sangre miden la cantidad de anticuerpos en la muestra y la sensibilidad de la persona ante los alérgenos.

Mediante una prueba cutánea, se aplican posibles alérgenos en la piel y se prueba a qué sustancias se es sensible y por lo tanto, alérgico. Para la dermatitis alérgica por contacto, se prefiere la prueba TRUE, mediante la cual se pegan a la piel de la espalda tres paneles preempaquetados con parches que contienen potenciales alérgenos. 2 días después se comprueba si la piel ha desarrollado erupciones que sugieren reacciones alérgicas.

Tratamiento médico

Se recomienda solicitar una cita médica para que un profesional prescriba un tratamiento adecuado a las características del individuo. Por lo general, se pide evitar el contacto con los alérgenos y su exposición a ellos para prevenir una reacción alérgica, pero en caso de presentarla, los antihistamínicos, antibióticos e hidrocortisona en crema permiten aliviar los síntomas más molestos como comezón e inflamación.

Remedios caseros

En el botiquín casero no debe faltar loción de calamina, que tiene efectos similares a los de los antihistamínicos al calmar el picor. Para refrescar, puede probarse la aplicación de compresas frías sobre la piel, y darse baños de agua con avena.