Alergia al Trigo.

El trigo es uno de los cereales de más amplia producción y consumo en el mundo, y se le considera un alimento básico en muchas regiones. Con él se prepara pan, pastas, galletas y un sinnúmero de productos más disponibles en el mercado de casi cualquier lugar. No obstante, existe un pequeño número de personas que no puede disfrutar el trigo si no desea padecer molestos y hasta peligrosos síntomas.

La alergia al trigo es un tipo de alergia alimentaria. Ha sido confundida con la enfermedad celíaca, en la que el individuo desarrolla una reacción anormal ante el consumo de alimentos con gluten, pero son condiciones diferentes. La alergia al trigo afecta a millones de personas alrededor del mundo, y si no se trata, puede provocar reacciones graves.

La alergia al trigo es un tipo de alergia alimentaria. No debe confundirse con la enfermedad celíaca.

Síntomas

  • Dolor de cabeza.
  • Congestión o secreción nasal.
  • Ojos llorosos.
  • Hinchazón, comezón y/o irritación en boca y garganta.
  • Erupciones en la piel acompañadas de inflamación.
  • Dificultad para respirar.
  • Indigestión, náuseas, vómitos o calambres estomacales.
  • Diarrea.
  • En ocasiones, anafilaxis.

Causas

La causa de la alergia al trigo es específicamente alguna de las proteínas del cereal: albúmina, globulina, gliadina y glutenina, que se hallan en alguno de los siguientes alimentos:

-Pan.

-Pasta.

-Cereales de caja para desayuno.

-Sémola.

-Cerveza.

-Salsa de soya.

-Carnes procesadas.

-Harina.

-Proteína vegetal hidrolizada.

-Salsa de tomate y otros condimentos.

-Cuscús.

-Pasteles, panecillos y bocadillos.

-Galletas.

-Regaliz.

-Helados y otros productos lácteos.

-Almidón modificado.

-Goma vegetal.

Sin embargo, los alimentos no son los únicos desencadenantes de una reacción alérgica. Productos cosméticos como champú y maquillaje pueden contener trigo aun en cantidades pequeñas, por lo que es importante leer bien las etiquetas.

Un caso menos común es el de las personas que desarrollan los síntomas no inmediatamente después de exponerse al alérgeno, sino después al hacer ejercicio unas horas después de estar en contacto con el trigo.

Las proteínas del trigo pueden ser consumidas, inhaladas o tocadas. Si la persona se expone a ellas, el sistema inmunitario sensibilizado a ellas reacciona de forma exagerada, las reconoce como invasores nocivos y libera anticuerpos para atacarlas. Como consecuencia, el cuerpo presenta síntomas típicos de la alergia.

Factores de riesgo

-Tener familiares cercanos con alergias. Si los padres o hermanos padecen alguna alergia, es posible que el individuo también la desarrolle. No tiene que ser una alergia al trigo; puede ser cualquier otro tipo, como la rinitis alérgica.

Si ambos padres son alérgicos, el riesgo es mayor.

-Corta edad. Este padecimiento es más usual entre los bebés y los niños pequeños que entre los adultos, debido a su inmaduro sistema inmunitario. No obstante, puede aparecer a cualquier edad.

-Padecer alguna otra alergia.

Complicaciones

Pese a que las muertes por alergia al trigo no son comunes, la anafilaxis es capaz de provocar la muerte por un paro cardíaco. Tan solo en Estados Unidos, la alergia al trigo es la principal causa de anafilaxis, con excepción del ámbito hospitalario. ¿Por qué es tan peligroso?

Cuando el alérgico se expone al trigo, las reacciones varían de leves a severas. Si el cuerpo libera una gran cantidad de sustancias químicas para combatir el alérgeno, esto ocasiona una caída de la presión arterial, dificultad para respirar, pérdida del conocimiento y si no se trata con carácter de urgencia, la muerte.

Diagnóstico

A menudo, es difícil reconocer que el trigo es el responsable de una alergia puesto que es un alimento sumamente común en muchas partes del mundo y ampliamente consumido, y además, puede confundirse con una intolerancia o con la enfermedad celíaca. El médico puede optar por los siguientes métodos para realizar el diagnóstico:

-Prueba cutánea. Se aplican gotas de alérgenos sobre la piel, con la intención de observar las reacciones al cabo de 15 minutos. Una erupción roja y comezón sobre la zona donde se aplicó la proteína de trigo indica una alergia al cereal.

-Prueba de sangre. Se extrae una muestra de la sangre del paciente para llevarla al laboratorio y analizar sus anticuerpos.

-Prueba de Provocación Alimentaria. Bajo supervisión, el individuo consume cantidades crecientes de alimentos sospechosos de desencadenar la alergia, para identificar los responsables.

-Dieta de eliminación. El médico puede sugerir eliminar de la dieta alimentos sospechosos y después reintroducirlos para observar si los síntomas desaparecen o permanecen igual.

Tratamiento médico

El único remedio para los casos de anafilaxis es la epinefrina.

El tratamiento de la alergia al trigo se enfoca en aliviar los síntomas una vez que las reacciones se producen, pero en principio, en evitarlas. El médico suele brindar una lista de los alimentos que deben eliminarse estrictamente de la dieta. Por otra parte, los medicamentos más recetados son los antihistamínicos y algunas cremas que ayudan a aliviar los síntomas de las reacciones alérgicas leves.

El único remedio para los casos de anafilaxis es la epinefrina. Existen kits con autoinyectores que cualquier persona en riesgo puede adquirir en farmacias para tener siempre consigo y usar en caso de emergencia.

Remedios caseros

Todos los productos a comprar deben ser objeto de estricto escrutinio. Si la etiqueta del envase indica que contiene trigo, derivados de trigo o proteínas de trigo, el producto no debe consumirse. Tampoco aquellos cuya etiqueta menciona que pueden contener trazas de trigo o fueron procesados en maquinaria que también procesa trigo, debido al riesgo de contaminación cruzada.

Un brazalete de identificación médica en el que se anote el padecimiento y sus necesidades puede tener más importancia de la que se cree, ya que informa a las demás personas su alergia y su necesidad de atención urgente en caso de que el afectado no pueda hablar, como durante una grave reacción anafiláctica.