Alergia al Latex.

Uno de los tipos de alergia más rara es la alergia al látex, un material con el que se fabrican numerosos objetos de la vida cotidiana como globos, suelas de zapatos, chupetes para bebés, bandas de goma, guantes, entre otros. A su vez, el látex está hecho de caucho natural, un producto extraído de ciertas especies de árboles.

La alergia al látex puede llegar a ser muy grave y el afectado padecer una reacción alérgica severa que se complique hasta convertirse en anafilaxis; sin embargo, rara vez es fatal. El alérgico no puede estar en contacto con materiales hechos de látex porque su cuerpo reacciona exageradamente a las sustancias de que están hechos, lo que propicia la liberación de anticuerpos y su manifestación en síntomas.

Las vías más comunes de exposición al látex son:

  1. Cutánea.
  2. A través de la piel; por ejemplo, por el uso de guantes de látex.
  3. A través de las membranas mucosas.
  4. A través de la sangre.
  5. Esto sucede durante procedimientos médicos como cirugías que implican el uso de instrumentos de látex.
  6. A través de la inhalación.
  7. Algunos objetos de látex liberan un polvillo que al ser inhalado provoca síntomas.

Síntomas

  • Urticaria.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Comezón en la piel.
  • Congestión nasal.
  • Estornudos.
  • Secreción nasal.
  • Ojos llorosos.
  • Tos.
  • Comezón en la garganta.
  • Opresión en el pecho.
  • Dificultad para respirar.
  • Sibilancias.

Causas

El caucho natural contiene una proteína que puede resultar alérgica para algunas personas.

Cualquier objeto fabricado con látex puede desencadenar una reacción alérgica, debido a que el caucho natural contiene una proteína que puede resultar alérgica para algunas personas. Cuando el alérgico se pone en contacto con el objeto, su sistema inmunitario reconoce la proteína como “dañina” para el organismo, y en cuestión de minutos libera anticuerpos para protegerlo. Estos, en conjunción con otras sustancias liberadas por el cuerpo en el torrente sanguíneo, producen los molestos síntomas con los que se reconoce una alergia al látex.

El contacto directo vía cutánea es la causa más común de las reacciones alérgicas al látex, pero la inhalación de la proteína no se queda a atrás. Es bueno tener cuidado con los siguientes productos de látex:

-Guantes desechables.

-Jeringas.

-Tubos intravenosos.

-Catéteres.

-Globos.

-Biberones.

-Zapatos deportivos.

-Preservativos.

-Mangueras.

-Neumáticos.

-Juguetes de goma.

-Bolsos.

-Elásticos de la ropa.

-Protectores dentales.

Factores de riesgo

-Ser un trabajador de la salud que frecuentemente usa guantes.

-Haber experimentado 10 o más cirugías a lo largo de la vida.

-Estar comúnmente expuesto al caucho natural, como los trabajadores de la industria del caucho.

-Padecer otras alergias, principalmente rinitis alérgica y alergias alimentarias.

-Padecer espina bífida. Esta condición induce al individuo a estar expuesto a muchos instrumentos hechos de látex.

-Tener familiares cercanos con asma, alergia al látex o algún otro tipo de alergia.

-Tener defectos en las células de la médula ósea.

Complicaciones

La alergia al látex se agrava con cada exposición, ya que el organismo se sensibiliza gradualmente. El afectado podría desarrollar asma o agravarlo. En el caso del asma, la inhalación de la proteína del látex es el factor que más influye para su desarrollo.

Una complicación grave es la anafilaxis o anafilaxia. Se trata de una reacción alérgica potencialmente mortal que también puede ser causada por inhalación. La anafilaxis se manifiesta principalmente por náuseas, opresión en el pecho, dificultad para respirar y si no se atiende urgentemente, paro cardíaco y hasta muerte.

Diagnóstico

La alergia al látex suele diagnosticarse por medio de una prueba de sangre. Si el afectado percibe síntomas que concuerdan con los de esta condición, debe acudir con un médico para que este haga las revisiones pertinentes y un diagnóstico preciso. Es bueno ir preparado, ya que el médico realiza preguntas sobre los síntomas, como su frecuencia y su duración.

La prueba de sangre consiste simplemente en extraer una muestra y enviarla al laboratorio para probar la sensibilidad al látex. Si la prueba resulta negativa, el médico puede ordenar la realización de una prueba cutánea, en la que se aplica látex sobre la piel del antebrazo o de la espalda por medio de ligeros pinchazos. Si al cabo de unos minutos la piel enrojece y se produce una pequeña protuberancia, se es alérgico al material.

Tratamiento

El afectado puede consumir corticosteroides, antihistamínicos y líquidos intravenosos para su control.

La alergia al látex requiere un tratamiento para su control, puesto que no puede curarse. De acuerdo con el tipo de síntomas y otras características de la alergia, el afectado puede consumir corticosteroides, antihistamínicos y líquidos intravenosos. Por lo general, los síntomas de la piel se tratan con los primeros dos tipos de medicamentos mencionados.

Si la persona ha sufrido anafilaxis o su alergia es severa, debe llevar siempre consigo 2 dosis de epinefrina, para inyectárselas en un caso de emergencia. Sin embargo, aunque los síntomas de la anafilaxis amainan después de las inyecciones, es buena idea acudir al médico para que revise el caso.

Remedios caseros

La prevención es quizá la mejor decisión que una persona puede tener si cuenta con uno o más factores de riesgo. Debe cambiar algunos hábitos para mantener un estilo de vida más sano y más seguro. Para ello, el consejo más importante es evitar el contacto con cualquier tipo de producto hecho de látex, e incluso de látex sintético. Actualmente están disponibles varias alternativas, como los globos hechos de mylar, juguetes infantiles de plástico o tela, chupetes de silicona, zapatos de cuero o material sintético, etcétera.

Las personas nunca saben cuándo pueden tener un accidente que requiera curación o una cirugía. No obstante, es sumamente necesario que se informe a los médicos la alergia o la posible alergia al látex, para que se tomen las medidas precautorias. Un brazalete de alerta médica resulta útil para informar a los demás de la alergia al látex.