Alergia al Huevo.

El huevo es un alimento y a la vez un ingrediente de innumerables productos alimenticios, usado no solo para dar sabor sino también para aportar consistencia, color y otras propiedades. Por desgracia, la alergia al huevo es un padecimiento muy común y sus síntomas pueden sentirse minutos después de haberse expuesto al alérgeno.

Síntomas

  • Congestión y/o secreción nasal.
  • Estornudos.
  • Inflamación cutánea o urticaria.
  • Calambres estomacales.
  • Náuseas
  • Vómitos.
  • Signos de asma: sibilancias, tos, opresión en el pecho y dificultad para respirar.

En casos graves, anafilaxia manifestada por constricción de las vías respiratorias,  pulso acelerado, mareos, aturdimiento, pérdida de conciencia y caída de la presión arterial.

Causas

Cualquier alimento con huevo es causa de reacción alérgica si se sufre de este tipo de alergia alimentaria.

Cualquier alimento con huevo es causa de reacción alérgica si se sufre de este tipo de alergia alimentaria. Esto se debe a una proteína que se encuentra en la clara, la cual, al entrar en contacto con el organismo del alérgico, es considerada erróneamente como uno más de los agentes que suelen atacar al cuerpo, como las bacterias. Se desconoce la razón por la que solo algunas personas reaccionan exageradamente a la proteína, aunque existe una serie de factores que ponen en riesgo a una persona de padecer la alergia al huevo.

Pues bien, cuando el sistema inmunitario se encuentra con la proteína y la considera dañina, libera anticuerpos con la intención de proteger al individuo y esto desencadena los síntomas. Los huevos secos, en polvo y los sólidos de huevo son capaces de hacer esto, así como los alimentos que solo lo contienen en su superficie. Algunos alimentos con huevo o que pueden contenerlo son:

-Alimentos horneados, empanizados o rebozados.

-Mayonesa.

-Aderezo César para ensaladas.

-Hot cakes, crepas y waffles o gofres.

-Pastas.

-Malvaviscos.

-Mazapanes.

-Natillas.

-Flanes.

-Merengues y glaseados.

-Sopas y consomés.

-Surimi.

-Turrón.

-Albóndigas y pasteles de carne.

Por otra parte, las vacunas contra la influenza, el sarampión, las paperas y la rubéola pueden alojar proteínas del huevo, por lo que es importante mencionar el padecimiento antes de ser vacunado, para descartar cualquier reacción negativa. Champús, cremas, cosméticos y lociones también pueden tener al huevo o sus componentes entre sus ingredientes.

Factores de riesgo

-Ser niño. Sí, la alergia al huevo es más común en los niños que en los adultos. Sin embargo, muchos niños superan la alergia conforme su sistema inmunitario madura.

-Padecer dermatitis atópica. Las personas con esta enfermedad son propensas a desarrollar alergia al huevo.

-Tener antecedentes familiares. Las probabilidades aumentan también para una persona si sus familiares cercanos, como sus padres, padecen una alergia.

Complicaciones

Si el individuo evita el huevo, está exento de sufrir complicaciones de gravedad, como infecciones. Sin embargo, evitar el alimento no es sencillo.

La complicación más importante a la que los alérgicos al huevo se exponen, es la anafilaxis. Se trata de una reacción alérgica sumamente peligrosa y que pone en riesgo la vida de la persona si no se atiende con carácter de urgencia, pues puede provocar un paro cardíaco e incluso la muerte.

Diagnóstico

Existen varias formas de saber si una persona es alérgica o no al huevo. Ante cualquier sospecha, se debe acudir al médico para que, con base en estudios, determine la condición exacta.

En primer lugar, el médico revisa el historial clínico del paciente, con la intención de detectar padecimientos recurrentes y otras particularidades. También puede hacer un examen físico. Resulta útil que el individuo haya identificado bien sus síntomas y la frecuencia con que aparecen. Una vez realizado todo esto, se procede a efectuar alguna de las siguientes pruebas:

-Prueba cutánea. Se aplica sobre la piel una pequeña cantidad de alérgeno. 15 minutos después, el área se examina en busca de alguna reacción. Una protuberancia justo en el sitio de aplicación indica una alergia.

-Prueba de sangre. Se extrae una muestra de sangre del paciente y se analiza en el laboratorio. A través de esta prueba se mide la cantidad de anticuerpos en el torrente sanguíneo ante el alérgeno.

-Prueba de Provocación Alimentaria. Esta prueba requiere supervisión médica, ya que el individuo consume dosis crecientes de huevo; en principio pequeñas, y gradualmente más grandes si las anteriores no producen ninguna reacción.

-Dieta de eliminación. El paciente lleva un diario detallado de los alimentos consumidos a lo largo de varios días, y se eliminan los huevos para observar si los síntomas desaparecen.

Tratamiento médico

La única opción médica es mantener un tratamiento con medicamentos que atenúan los síntomas.

Realmente, la alergia al huevo no puede curarse y la única opción médica es mantener un tratamiento con medicamentos que atenúan los síntomas. La forma más confiable de evitar una reacción alérgica es eliminar de la dieta todo lo que contiene huevo, pero en caso de tener un incidente, se puede tomar antihistamínicos.

Estos medicamentos, que vienen en múltiples presentaciones, reducen los síntomas leves como la comezón de la piel y los estornudos. Deben tomarse inmediatamente después de presentar los primeros signos de la alergia, así que no funcionan para prevenir la reacción. Los descongestionantes también son muy útiles para remediar la congestión nasal.

Ante la posibilidad de una reacción anafiláctica, lo idóneo es llevar siempre dosis inyectables de epinefrina.

Remedios caseros

Pareciera que el huevo está en todas partes, y puede ser muy difícil evitar los productos que lo contienen. No obstante, la acción básica de todo alérgico al huevo es evitarlo, y aunque la proteína solo se encuentra en la clara, debe rechazarse hasta la yema.

Algunos alimentos envasados suelen tener trazas de huevo. Es importante revisar muy bien las etiquetas; algunas veces los ingredientes que llevan por nombre “albúmina”, “globulina”, “lecitina”, “lisozima”, “ovoalbúmina” y “ovovitelina”, entre otros que comienzan con “ovo” u “ova”, tienen proteínas del huevo. Como los productos cosméticos también pueden contener el alérgeno, no está de más dar un vistazo a sus etiquetas.