Alergia a Picaduras de Insectos.

Si las picaduras de insectos son incómodas por sí solas, las reacciones alérgicas que producen en algunas personas lo son aún más, y por si fuera poco, llegan a ser peligrosas para la vida.

Este tipo de alergias son producidas por la picadura de insectos como las abejas, las avispas, los avispones y las hormigas coloradas, entre otros. Si bien una picadura de estos insectos es normalmente molesta o dolorosa para casi cualquier persona, una reacción alérgica a partir de ella es muy rara pero más grave.

Síntomas

  • Hinchazón en la zona de la picadura y áreas alejadas a ella, incluida la lengua.
  • Aparición de ronchas.
  • Comezón.
  • Enrojecimiento.
  • Sensación de calor en la zona de la picadura.
  • Voz ronca.
  • Dificultad para tragar.
  • Calambres abdominales, vómitos, náuseas o diarrea.
  • Dolor.
  • Urticaria en otras partes del cuerpo.

A veces, anafilaxis, que se acompaña de dificultad para respirar, mareos, caída de la presión arterial, urticaria, sibilancias e inflamación de la garganta, la boca o el rostro, pérdida del conocimiento, entre otros.

Existen 3 tipos de reacciones por picaduras de insectos:

-Reacción local normal. El sitio de la picadura se hincha y enrojece. El afectado siente dolor únicamente ahí.

-Reacción local grande. El sitio de la picadura y la región cercana se inflaman, duelen y enrojecen. Por ejemplo, una picadura en un dedo puede provocar dolor en todo el pie.

-Reacción alérgica sistémica. Los síntomas son leves a severos y se sienten en varias partes del cuerpo a la vez: piel, boca, nariz, etcétera.

Causas

Evidente, es la picadura de un insecto la que desencadena la reacción alérgica en el organismo de un individuo. Los insectos responsables son aquellos que poseen un aguijón y producen un veneno con proteínas que son las que en realidad provocan la alergia, y no exactamente la picadura.

Los insectos del orden Hymenoptera son los que regularmente pueden picar y producir reacciones alérgicas: abejas, avispas, avispones, hormigas de fuego y otras del género Solenopsis.

Factores de riesgo

-Haber experimentado una reacción alérgica a la picadura de insectos varios años atrás. Este riesgo es de aproximadamente el 60 por ciento.

-Vivir en una zona abundante en insectos, especialmente los mencionados.

-Practicar actividades al aire libre.

-Trabajar con insectos.

Complicaciones

La anafilaxis es la complicación más inmediata de la alergia a las picaduras de insectos, pues si no se atiende con carácter de urgencia, puede causar la muerte del alérgico. No es una reacción común; sin embargo, si la persona que ha recibido una picadura de insecto experimenta náuseas, ansiedad repentina, dificultad para respirar, palpitaciones y pérdida de conciencia, debe ser objeto de atención inmediata.

Por otra parte, las infecciones de la piel pueden surgir si se rasca la zona afectada y se deja la vía libre para la entrada de microorganismos.

Diagnóstico

No hay que confundir una reacción alérgica con una reacción normal a las picaduras de insectos.

Una persona que no es profesional de la salud puede confundir su reacción alérgica con una reacción normal a las picaduras de insectos, pero debe prestar mucha atención a sus síntomas.

Una prueba común realizada para detectar una alergia consiste en aplicar una pequeña dosis del alérgeno sospechoso sobre un área de la piel y pinchar esta para permitir que el líquido penetre. Si en 15 o 20 minutos se ha producido una pequeña erupción, el paciente es alérgico a la sustancia aplicada. De manera similar, mediante una prueba cutánea intradérmica el alérgeno se inyecta justo debajo de la piel y se comprueba la reacción al cabo de unos minutos.

En caso de que sea necesario, el médico puede pedir un análisis de sangre para medir la cantidad de anticuerpos en el torrente sanguíneo.

Tratamiento médico

Una vez que la alergia ha sido detectada, el médico o alergólogo prescribe el tratamiento adecuado a las características del individuo y su padecimiento. Por lo general, receta medicamentos como antihistamínicos y corticosteroides para aliviar los síntomas de las reacciones leves, pero en caso contrario, se recomienda epinefrina inyectable para transportar todos los días.

Un tratamiento efectivo que tiene resultados variables es el de la inmunoterapia, que funciona de modo similar al de las vacunas: se administran dosis crecientes del veneno durante un período de tiempo determinado, y al final, el paciente se desensibiliza a las proteínas y no reacciona de forma anormal cuando se expone.

Remedios caseros

En algunas regiones, los insectos que pican e inyectan veneno son más abundantes durante ciertas temporadas. Por ejemplo, en Estados Unidos están más activos a finales de verano y principios del otoño, por lo que las precauciones en tales estaciones deben extremarse. Algunos remedios útiles son:

-Usar zapatos y calcetines siempre que se encuentre fuera de casa, y especialmente en áreas con pasto.

-Si la picadura se produce en la mano, debe quitarse los anillos o brazaletes inmediatamente, antes de que se genere la hinchazón.

-En caso de que el insecto deje el aguijón incrustado en la piel, es necesario retirarlo dentro de los primeros 30 segundos para que el veneno no se siga transfiriendo. El saco de veneno o aguijón no debe ser apretado o jalado, sino raspado con la orilla de un objeto plano, como la uña o una tarjeta.

-Una vez que la zona esté libre, hay que lavarla muy bien con agua y jabón.

-Puede aplicarse un antiséptico para evitar que los gérmenes de la piel se introduzcan en la lesión y la infecten.

-Si se va a pasar mucho tiempo al aire libre en una zona o temporada abundante en insectos, es mejor prescindir de perfumes o fragancias florales y afrutadas que pueden atraer a abejas.